Cuadro seguidores Google+

¡Si te gusta el blog por favor compartilo! ¡Gracias!

¡Si te gusta el blog por favor compartilo! ¡Gracias!
¡Si te gusta el blog por favor compartilo! ¡Gracias!

Cuadro de búsqueda

29 de diciembre de 2009

PERÍODO DE INICIO


El Período de Adaptación o Período de Inicio es una etapa en la cual todas las partes que están involucradas comienzan a conocerse e interactuar. Me refiero al niño y a su familia, a la institución (tanto en el aspecto social como en el físico) y a los docentes.

El tiempo de adaptación es variable, ya que cada sujeto es diferente. Por esta razón es muy importante pautar con la familia horarios progresivos de ingreso, permitiendo un acercamiento gradual al nuevo espacio, rutinas, compañeros, materiales, etc. A su vez tampoco todas las familias son iguales: Algunas nunca dejaron al niño con otras personas, por ejemplo. Lo esencial es que cada familia logre sentir seguridad y confianza en la institución y el docente, sentimientos que transmitirán al niño.

Por otra parte este período también será distinto en las diferentes secciones: No es lo mismo un niño de Jardín Maternal (Bebés, Un año y Dos años), que un niño de Jardín de Infantes (Tres, Cuatro y Cinco años); ni tampoco un niño que ya tiene escolaridad previa, o que pasa de la sala/sección anterior en la misma institución.

Cada maestro planificará las actividades y experiencias que considere adecuadas según el grupo que le ha tocado. Para planificar esta etapa tendrá en cuenta: contexto socio-cultural, entrevistas iniciales (imprescindibles, especialmente en niños de edad maternal, ya que permiten anticipar dificultades, miedos, disponibilidad familiar para el acompañamiento), edad de los alumnos, experiencias escolares previas y funcionamiento de la institución.

Es importante destacar que en las propuestas debe primar el juego y la posibilidad de interactuar libremente con los otros y con los materiales.

Cada actividad debe permitir al docente observar con atención al grupo, acercarse a aquel o aquellos con los que aún no ha podido relacionarse más íntimamente, intervenir para enriquecer un juego o resolver algún conflicto. Estas observaciones le darán indicios acerca de las características de su grupo para elaborar un diagnóstico y establecer cuáles son las nuevas propuestas que deberá ofrecer.

Objetivos del Período de Inicio:

Que los niños:
- Logren un gradual despegue del ambiente familiar.
- Adquieran una actitud de confianza y seguridad en sí mismos, los otros, los objetos, los espacios, dentro del ámbito escolar.
- Se inicen en la creación de nuevos vínculos o afiancen vínculos con sus pares, sus docentes y la institución.
- Se inicien en el desarrollo de su autonomía (o continúen desarrollando y afianzando...).
- Recorran y conozcan los distintos espacios físicos del jardín.
- Se integren al grupo de pares, acepten la presencia de ellos y de los docentes en un calima afectivo y tranquilo.

Nos gustaría que nos cuenten acerca de sus experiencias en Períodos de Inicio, ya que es uno de los momentos más importantes y que generan más nervios en los docentes. De esta forma podremos enriquecernos entre todos y ayudarnos en esta etapa tan especial. Les mandamos un gran saludo y los esperamos en la siguiente publicación.

PLANIFICANDO. LAS UNIDADES DIDÁCTICAS.


La planificación didáctica es una herramienta imprescindible para los docentes; ellos la utilizarán, modificándola según sus observaciones y apreciaciones. Existen diferentes estructuras didácticas para planificar: proyectos, secuencias, itinerarios, unidades didácticas. Nos servimos de ellas para organizar nuestra tarea diaria, semanal, mensual y anual con los chicos. Debemos considerarla no sólo como un documento para presentar, sino como nuestra guía para trabajar con los alumnos. Pueden estar diseñadas de diversas formas, aunque siempre contemplando los siguientes puntos:

- Para qué voy a enseñar (Objetivos / Propósitos). Este ítem es muy importante. Los objetivos y propósitos guían la tarea y dan dirección al quehacer docente. Preguntarnos -Para Qué- es útil porque nos permite no caer en el hacer y en la implementación de propuestas sin sentido.
- Qué voy a enseñar (Contenidos).
- Cómo voy a enseñar (Actividades / Estrategias / Intervenciones).
- Qué instrumentos o herramientas voy a utilizar (Materiales / Recursos).
- Cuándo voy a enseñar (Momento / Tiempo / Duración).
- Dónde voy a enseñar (Espacio / Lugar).

¿Qué es una Unidad Didáctica?

A continuación desarrollamos algunos párrafos del texto "La Unidad Didáctica, una Herramienta Cotidiana" de Claudia Pires y Gabriela Ortega, en los cuales está perfectamente explicada y ejemplificada esta estructura didáctica.

"La Unidad Didáctica es una estructura pedagógica que permite al docente organizar su tarea a partir de la selección de un recorte de la realidad. Un recorte es un contexto que se elige para trabajar con los niños. A tavés del mismo ellos podrán acercarse a esa realidad, observarla, cuestionarla, profundizar los conocimientos que ya poseen, construir otros nuevos, cotejar ideas, ponerlas a prueba, establecer nuevas relaciones antes ignoradas o desconocidas, intercambiar opiniones."

"El eje central de esta estructura es la indagación, la búsqueda de información, a partir de la que se pueden construir conocimientos. Estos conocimientos se irán reestructurando, haciendo más complejos, ampliando y profundizando en los sucesivos acercamientos a esa realidad, a través del trabajo sostenido y distribuido en las distintas unidades a lo largo del año y del paso del alumno por el Nivel Inicial."

Teniendo en cuenta lo explicitado, el contexto elegido debe ser significativo. ¡Pero ojo!, esto no implica necesariamente que tenga que ser cercano y cotidiano. Según Kaufmann y Serulnicoff (El Ambiente Social y Natural) en esta época globalizada, los niños tienen los medios tecnológicos y de comunicación a su alcance, lo cual ha desdibujado un poco los límites entre lo que es cercano y lo que es lejano. Esto implica que pueden conocer otros mundos, otras culturas y otras épocas, lejanas en tiempo y espacio, a través de ámbitos informativos diversos. La escuela ha dejado de ser la única transmisora de conocimientos, de informaciones... La información está en todos lados. La escuela, y los docentes, deben aprovechar esta situación, generando experiencias de indagación, propiciando que los niños hipoteticen, investiguen, exploren, comprendan, infieran, pregunten, busquen soluciones y respuestas. Los docentes se convierten en mediadores entre el conocimiento y los alumnos.

Con respecto a tener el cuenta los "intereses del grupo" al planificar, también es importante destacar que pueden (y deben) ser tomados en ciertas situaciones, pero recordando que una de las funciones de la escuela es propiciar el acercamiento a conocimientos y contextos a los que los niños no podrían acceder de otro modo.

¿Cómo realizar una Unidad Didáctica?

Primero cabe aclarar que las Unidades Didácticas no deben ser "pretextos" para trabajar ciertos contenidos provenientes de áreas temáticas (Matemáticas, Prácticas del Lenguaje, Música, Plástica, etc.), sino que estas disciplinas deben ser las herramientas que conduzcan a conocer el ambiente socio-natural. Algunas unidades pondrán énfasis en lo social, otras en lo natural y otras se enriquecerán mutuamente. Las disciplinas serán un aporte para investigar, indagar y comprender el recorte seleccionado.

Paso 1: Seleccionar un recorte de la realidad.

Tipos de recorte que se pueden indagar con los chicos:
- Físicos o Geográficos: veterinaria, peluquería, quiosco, farmacia, pizzería, panadería, biblioteca. Es importante situarnos en un contexto particular y específico porque si no sería inabarcable. Ejemplo: "La biblioteca de Juanito Laguna". ¿Cómo es esa biblioteca?, ¿Qué características presenta?, ¿Quiénes trabajan allí?
- Otros recortes: el mate, el mundial de fútbol, el tango, las elecciones.
El recorte elegido debe mantener la complejidad. No debe presentar a los niños realidades simplificadas, ni tampoco tan complejas que resulten imposibles de ser aprehendidas.

Paso 2: Seleccionar contenidos.

Qué voy a enseñar de este recorte. No debe ser una selección infinita, sino ciertas cuestiones que realmente pueden ser abordadas con los alumnos en una determinada cantidad de tiempo.

Paso 3: Planificar las actividades, propuestas, experiencias.

Aquí deben figurar actividades de indagación y búsqueda de información; actividades de sistematización de esa información recolectada y actividades de cierre en las cuales aparezca todo el trayecto recorrido. Asimismo las propuestas deben involucrar (según corresponda): actividades de exploración, experimentación, lectura de objetos, lectura de imágenes, experiencias directas, observación de videos y fotografías, lectura y observación de libros e imágenes, entre otras.

¿Qué componentes debe presentar una Unidad Didáctica?

1- Recorte / Contexto elegido: título, cantidad de niños, edad, duración.
2- Fundamentación: Teórica, con referencias bibliográficas.
3- Palabras Clave: Palabras centrales de la unidad.
4- Red Conceptual.
5- Preguntas Problematizadoras: Estas preguntas guiarán la indagación durante todo el trayecto.
6- Propósitos / Objetivos
7- Contenidos
8- Actividades
9- Distribución del Tiempo: Cronograma semanal.
10- Evaluación: Aquí evaluaremos los aspectos más significativos de las propuestas realizadas, haciendo hincapié en nuestro rol y en las respuestas y acciones de los chicos. La evaluación nos permitirá reajustar la tarea, modificarla, ver qué debemos cambiar, agregar o eliminar (materiales, dinámica, tiempo, espacio, estrategias, recursos, consignas).

En el link encontrarán algunas ideas de Unidades Didácticas y Proyectos para poner en marcha en la sala. ¡No se olviden de comentar! ¡Saludos!

9 de diciembre de 2009

JUEGO TRABAJO. JUEGO EN SECTORES.


En el juego en sectores la sala se divide en distintos rincones o áreas de juego (variables, dependiendo de cada grupo). En cada espacio se agrupan determinados materiales, que satisfacen necesidades e intereses específicos en los niños, promoviendo aprendizajes individualizados. Es decir, se organizan diversas actividades en forma simultánea. Es muy importante sumar elementos, objetos, imágenes, herramientas, etc., que estén relacionadas con los contenidos que se trabajan en la sala (en unidades didácticas, proyectos o secuencias). Por otro lado, es esencial renovar estos materiales, aportando nuevos y quitando o refaccionando los más antiguos.

Existe una diferencia entre el juego en sectores y el juego trabajo. En el primer caso, el juego es totalmente libre y no está relacionado con los contenidos que se trabajan en la sala. En cambio, en el segundo caso, el juego sí está vinculado con las experiencias y proyectos que se realizan en el aula. Igualmente es importante destacar que lo relevante es la planificación que realicemos, estableciendo allí qué pretendemos enseñar, por qué y para qué, argumentando de esta forma la modalidad de trabajo elegida.

Laura Pitluk afirma: "El juego trabajo es fuente de riqueza basada en el respeto por la diversidad de intereses de los niños pequeños. Es una actividad fundamentalmente creadora en la cual se conjugan el placer, la enseñanza, el aprendizaje, el trabajo y las tareas."

Consideramos apliamente significativo desarrollar estas modalidades de juego, ya que posibilitan el trabajo en subgrupos, fomenatando la interacción entre pares y el contacto más personalizado del docente con sus alumnos.

Objetivos específicos del Juego Trabajo:

Que los niños:
- Tengan la posibilidad de elegir el juego que quieren desarrollar.
- Planifiquen la tarea.
- Trabajen de forma compartida y realicen proyectos con otros.
- Respeten las decisiones propias y las de los demás.
- Respeten el juego del otro.
- Desarrollen sus actividades de forma autónoma.

Características:

- Los niños eligen libremente a qué sector van a concurrir, qué van a hacer, con quién, con qué materiales, cómo.
- Duración: Variable. Depende de la edad de los niños (dos, tres, cuatro o cinco años), del interés que despierten los materiales y del incentivo docente. En general dura apróximadamente una hora y se realiza dos o tres veces por semana.
- En cada sector se desarrollan diferentes tipos de actividades que promueven diversos aprendizajes.

Sectores o Áreas:

- Construcciones: Problemas referidos al espacio amplio y reducido, a las representaciones tridimensionales, a la coordinación entre los niños.

- Plástica o Arte: Permite a los alumnos descubrir nuevas maneras de componer imágenes, explorando diversos materiales y herramientas y utilizando distintos soportes. Además, este sector deberá ofrecer a los chicos espacios no sólo de producción, sino también de apreciación de obras de arte, fotografías, imágenes figurativas, no figurativas, de colores, en blanco y negro.

- Biblioteca: En este sector pueden mirar o "leer" distintos portadores de texto como revistas, diarios, libros de arte, libros-álbum, enciclopedias, cuentos, entre otros. También observar fotografías e imágenes, producir cuentos y poesías e inventar historias con títeres.

- Dramatizaciones: Permite que representen diversos roles, participando de un juego compartido con sus pares, a quienes deben tener en cuenta para desarrollar su personaje. Es importante que este sector no presente características estereotipadas y que ofrezca variedad de elementos.

- Juegos Tranquilos: Los chicos se enfrentan a diferentes tipos de problemas que abordan contenidos referidos a matemáticas y otros campos de conocimiento. Permite explicitar puntos de vista, respetar reglas y coordinar turnos.

Hay otros sectores, no tan comunes, cuya implementación depende de las características de cada grupo y de la posibilidad de incluir materiales ricos. Algunos ejemplos:

- Carpintería: Permite que los niños proyecten objetos a construir explorando formas, tamaños y medidas, y que resuelvan problemas relacionados con la resistencia y el equilibrio, entre otros. El uso de materiales y herramientas posibilitará una mayor habilidad y precisión en la motricidad fina.

- Ciencias: Los chicos podrán indagar sobre distintos materiales, objetos, plantas y animales, realizando observaciones con lupas, exploraciones y experimentaciones.

Momentos del Juego Trabajo:

1- Planificación (5 a 10 minutos)

- El maestro promueve un activo intercambio con los alumnos tratando de ver entre todos qué posibilidades ofrece cada sector.
- Los niños comienzan este proceso eligiendo a qué van a jugar y a dónde, para luego establecer cómo la van a hacer, con quién y con qué materiales.
- El docente puede comentar los materiales de cada sector o las nuevas incorporaciones.
- Si un grupo de niños, durante un intercambio, hubiese programado la realización de un proyecto, durante la planificación se recordará este proyecto.
- En ocasiones el maestro puede fijar de antemano el producto a lograr. Los niños saben la consigna pero cada uno puede hacerlo como desee con los materiales quiera.

2- Desarrollo (20 a 40 minutos)

- Juego propiamente dicho. El niño se enfrenta a su propia experiencia. Si está motivado se manejará con soltura e interés sostenido.
- Según la edad se podrán observar distintas modalidades de juego: individual, paralelo y/o cooperativo.
- Los niños de menor edad cambian muchas veces de idea, de materiales, de actividad. Los mayores son más consecuentes con sus planes e intentarán asociaciones grupales o en parejas.
- El alumno debe tener absoluta libertad de elegir con qué, cómo y con quién jugar.
- El docente debe rotar por los sectores. Tiene una doble función: brindar ayuda y apoyo a quienes lo necesitem y observar (actitudes, habilidades, dificultades, interacción). No debe interrumpiar al pequeño compenetrado en su trabajo, aunque sí brindar ayuda al niño en dificultades, disperso o desatento.
- Cuando comienza a decaer el interés el maestro anuncia "dentro de unos minutos vamos a ordenar". Así, el grupo se acomoda gradualmente a la idea de dar fin a su trabajo y no se ve interrumpido bruscamente.

3- Evaluación (10 a 15 minutos)

- Consistirá en el relato, por parte del niño, de la tarea que realizó, los materiales que utilizó, dificultades y resoluciones.
- La atención debe estar centrada en el proceso más que en el producto.
Variantes:
- En algunas ocasiones, mostrar lo que se ha hecho.
- Todos los días se evaúa algo, lo más destacado de cada rincón.
- Cada día se evalúa el trabajo de uno o dos sectores.
- Cada día se solicita a cinco o seis niños (diferentes cada ocasión) para que evalúen su tarea.
- Es imposible evaluar la tarea de todos los niños cada día. Sería interminable y tedioso.
- Evitar las críticas negativas y desvalorizantes.

4- Orden (5 a 10 minutos)

- Niños de menor edad: Necesitarán la ayuda activa del maestro.
- Niños mayores: Suelen solucionar todo solos si se los ha habituado a hacerlo.

8 de diciembre de 2009

PERFIL. LOS NIÑOS DE CINCO AÑOS.


El niño de cinco años es sociable, decidido, seguro, autónomo, independiente, reservado, serio, realista. Es amable, afectuoso, comprensivo, empático y ¡muy charlatán! Es ampliamente responsable y le agrada cooperar. Es constante y voluntarioso. Le gusta finalizar lo que ha comenzado. Puede planificar proyectos y concretarlos, mostrando intencionalidad en sus acciones y realizaciones. Puede evaluar procesos y resultados. Puede realizar hipótesis y ciertas inferencias. Es capaz de esperar su turno sin molestar. Sus grupos de juego se amplían y aparecen líderes.

Escucha por períodos cada vez más prolongados los relatos de sus compañeros y de sus docentes. Efectúa preguntas para conocer más detalles de una historia o situación. Su lenguaje es fluido y completo. Pregunta para informarse. Ha aumentado su capacidad de atención. Presenta amplia destreza en sus movimientos. Ha avanzado en el desarrollo de sus habilidades motoras, las cuales perfecciona y coordina: corre, salta, trepa, tracciona, lanza, recibe, rola, se suspende y empuja. Reconoce su esquema corporal y sus articulaciones. La coordinación fina ha progresado lo suficiente como para permitirle una amplia agilidad manual. Puede recortar, abollar, plegar, doblar e iniciarse en la escritura.

PERFIL. LOS NIÑOS DE CUATRO AÑOS.


A continuación expondremos algunos párrafos del Diseño Curricular del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (4 y 5 años), donde se desarrolla adecuadamente el perfil de los niños de esta edad.

Según el Diseño Curricular los niños de estas edades son curiosos, preguntones, inquietos, autónomos. Comparten con el grupo de pares sus juegos y descubrimientos. Los progresos alcanzados en las habilidades y destrezas motoras, globales y selectivas, acentúan sus comportamientos independientes y de considerable autonomía. Su creciente dominio corporal les permite explorar nuevas formas de expresarse y comunicar sus pensamientos y sensaciones a través del movimiento.

Han agudizado sus percepciones visuales y auditivas que les posibilitan incrementar sus conocimientos y su capacidad de apreciación sensible, experimentando placer por los diferentes mensajes que transmiten las imágenes y por la diversidad de respuestas que provoca la escucha sonora y musical.

Los avances en el desarrollo cognitivo los muestran ávidos por indagar las propiedades de los objetos y de los seres vivos, los espacios cotidianos, entre otros, estableciendo hipótesis y ciertas relaciones de causa y efecto.

Han enriquecido los conocimientos referidos al sí mismo, accediendo a una mayor comprensión de sus propias ideas y sentimientos. Paralelamente, entienden mejor el comportamiento de los otros, pares y adultos, especialmente respecto de sus estados de ánimo y motivaciones. Su círculo social se expande a través de sus participaciones e interacciones grupales, y gran parte de su energía está dedicada a ser aceptados en un subgrupo, en el cual iniciarán relaciones de amistad cada vez más estables.

El juego ha evolucionado hacia una significativa organización y complejización. Pueden planificarlo y llevarlo adelante según lo acordado en su intercambio con los otros; comienzan a concretarlo y consiguen evaluar sus resultados. Así, mantienen sus roles y los representan en relación con la actuación de los demás. Tienen mayor conciencia de sus responsabilidades. Se interesan por sus producciones e intentan realizarlas de la manera más acabada posible. Viven en el mundo de la información y la tecnología, rodeados de imágenes visuales y sonoras. Sorprenden con sus conocimientos; que en gran medida han incorporado a través de los medios de comunicación.

Su mayor tiempo de concentración y su capacidad de memorizar les permite recordar y aprender nuevas palabras que utilizan en sus conversaciones, realizando comentarios, contando sus experiencias, relatando historias, argumentando y resolviendo problemas surgidos en sus actividades y juegos.

PERFIL. LOS NIÑOS DE TRES AÑOS.


Los pequeños de estas edades presentan características muy diferentes entre sí. Los grupos escolares de alrededor de tres años resultan un desafío para los docentes. Estas diferencias pueden verse en el lenguaje, en el control de esfínteres, en el desarrollo corporal y motriz, en los grafismos...

Esta etapa es muy importante en la vida del niño. Sus actividades son cada vez más integradas y coordinadas. Presenta un mayor dominio de su cuerpo y puede compartir momentos de juego con sus pares. Su capacidad de comunicación le permite hacerse entender, pedir cosas, expresarse de diversas maneras, llamar la atención. Experimenta sentimientos desconocidos: celos, hostilidad, tristeza.

Comienza a tener conciencia del espacio y del tiempo. Establece relaciones de proximidad y distancia, de profundidad, de anterioridad. Su juego simbólico se complejiza, incluyendo en él distintos elementos, personas y espacios.

En síntesis podemos encontrar: 

- Niños de tres años que hablan poco y otros que tienen un importante desarrollo de la lengua oral.
- Niños de tres años que aún no se deciden a cantar y otros que intentar entonar canciones enteras.
- Niños de tres años que controlan esfínteres, otros que lo hacen con dificultad y otros que no lo han logrado.
- Niños de tres años que bailan muy rítmicamente y otros que observan bailar a sus compañeros.
- Niños de tres años que utilizan diferentes elementos para dibujar (lápices, crayones, marcadores) y otros que garabatean tímidamente en ciertas ocasiones.

PERFIL. LOS NIÑOS DE DOS AÑOS.


Características generales:

Uno de los aprendizajes sustanciales que se dan en esta etapa es el control de esfínteres, lo cual conlleva un cambio en su conducta. Afirma su independencia y creciente autonomía, aunque también "se pega" al adulto en ciertas situaciones.

Con respecto a la motricidad, adquiere una mayor coordinación y equilibrio en todas las posturas. Prueba diversos movimientos corporales, lo cual disfruta ampliamente. Le gusta meterse dentro de cajones, rincones y armarios. Ha desarrollado su motricidad fina; esto puede comprobarse en las acciones que realiza sobre distintos elementos (Puede trasvasar con mayor precisión, enroscar y desenroscar, enhebrar...).

En esta edad el tiempo de espera es muy breve o inexistente, todo se demanda aquí y ahora. Los empujones, las mordidas y los tirones de cabello son algunas de las conductas habituales cuando disputan un juguete, un espacio, la atención del docente o de otro compañero. En ocasiones estas actitudes de agresión son motivadas por la curiosidad de comprobar cuál será la reacción del niño agredido. Según el Diseño Curricular, el gradual descubrimiento de sus posibilidades, lo lleva frecuentemente a querer realizar algunas acciones por sí mismo. Descubren el "yo solo".

Lenguaje:

El lenguaje acompaña todas las actividades que realiza el niño. Disfruta nombrando objetos o animales de un libro o una ilustración, y/o relatar un suceso sencillo. Presenta un marcado interés por conocer los nombres de las cosas y aprender palabras nuevas le genera gran satisfacción. Su lenguaje se amplía considerablemente. Algunos niños continúan expresándose a través de palabras-frase y otros comienzan a expresar las primeras oraciones cortas y preguntas.

Juego:

Desarrolla el juego simbólico, el juego del "como si" ("vende helados", "sale a pasear con su bebé", "prepara la comida"). A pesar de que sus actividades continúan siendo básicamente individuales o paralelas, se observan algunos intercambios cortos. En el juego se reflejan situaciones cotidianas. Además jugar le permite al niño expresar sus necesidades; brinda un medio de comunicación, desarrolla la sociabilidad y alivia tensiones.

PERFIL. LOS NIÑOS DE UN AÑO.


Los ejes centrales que atraviesan esta edad son el desarrollo de la capacidad de representación y la afirmación de la locomoción.

Motricidad gruesa:

El deambulador camina, recorre, descubre nuevos espacios. Se encuentra en constante movimiento. Esta capacidad le permite un intercambio mucho más rico con el medio, posibilitándole enfrentarse a éste con creciente autonomía. El desaplazamiento y los movimientos globales ocupan un lugar central. Puede desarrollar una gran variedad de movimientos: sentarse en una silla, subir y bajar con cuidado una escalera, trepar, probar juegos de equilibrio, girar, dar vueltas... Gracias a la locomoción, su espacio se ha ampliado, experimentando gran placer al recorrerlo. Le agrada introducirse en esondites como cajas y túneles.

Motricidad fina:

Avanza en la coordinación de los movimientos finos. Esto puede observarse en las distintas actividades que realiza: construye, se ha iniciado en los grafismos, transporta y manipula objetos, maneja con más cuidado los libros, entre otras.

Aspecto emocional, identidad y relación con los otros:

El niño de un año se muestra independiente y seguro pero al mismo tiempo se acerca en busca de protección. Se interesa por su cuerpo, manipulándolo e investigando sus orificios. Suele probar su fuerza... Puede empujar, apretar y/o morder a sus compañeros. Siguiendo las afirmaciones de Lucía Moreau, es frecuente encontrar en esta etapa actitudes de negativismo y oposición por parte de los pequeños. La pelea puede surgir por cualquier motivo: querer ponerse una ropa determinada, no querer comer, no querer caminar en la calle... Hay que tener presente que lo que está en juego en esta pelea es "quien gana". Lo que interesa es estar "en contra". Estar en contra de alguien es una forma de diferenciarse, de saber que son dos personas distintas que tienen ideas distintas. Esto es lo que busca el pequeño en esta etapa: Auto-afirmar su identidad y ser reconocido como persona.

Desarrollo cognitivo:

Durante esta etapa Piaget distingue dos estadios (los dos últimos del pensamiento Sensoriomotor) de aproximadamente seis meses de duración cada uno. Desde los dieciocho hasta los veinticuatro meses se puede observar una progresiva interiorización de los esquemas de acción. Sus actividades se van encadenando y coordinando progresivamente. El niño busca situaciones y actividades nuevas, experimenta con la realidad. Estas acciones son llamadas por Piaget Reacciones Circulares Terciarias. La conducta del pequeño está dirigida, tiene una intención; no es azarosa. Descubre nuevos medios para resolver problemas y para interactuar con el ambiente. Está adquiriendo la capacidad para pensar sus actos. Reconoce los objetos presentes y los puede recordar aunque no los vea. Piaget distingue cinco conductas trascendentales que aparecen durante el segundo año de vida: la imitación diferida, el juego simbólico, el dibujo, la imagen mental y la evocación verbal de acontecimientos. Estas conductas pueden observarse en distintas situaciones cotidianas y dan cuenta de su incipiente capacidad de representación.

Expresión y comunicación:

El lenguaje le provee al pequeño otra forma de interactuar con el medio. Descubre sus usos (Bruner). Puede decir algo, pedir cosas y provocar a otros. Se enriquece diariamente y existe una gran diferencia entre lo que el niño entiende y el lenguaje que utiliza. Es decir, comprende más de lo que puede expresar. Utiliza como recursos linguísticos la referencia y la petición. Hay una manifiesta intención de comunicar algo. Las primeras expresiones consisten en palabras únicas (palabras-frase) que tienen el significado de una frase completa (por ejemplo, el niño dice "vaso" y quiere decir "¿Me das el vaso?"). Gradualmente se irán incluyendo nuevos elementos a esta estructura base (verbos, adjetivos, adverbios, preposiciones).

PERFIL. BEBÉS. NUEVE A DOCE MESES DE VIDA.


Hemos comenzado a desarrollar este período en la entrada sobre los bebés de tres a nueve meses de vida. Agregamos aquí algunas cuestiones que consideramos interesantes e importantes.

Durante esta etapa el bebé comienza a gatear y puede sostenerse parado, tomado de algún objeto o de la mano del adulto. Puede caminar sujetándose de muebles. Combina sus esquemas, toma y manipula distintos objetos y elementos con mucha facilidad, los arroja, va en su búsqueda y los vuelve a sujetar. Esto le permite, por ejemplo, sostener y beber sólo su mamadera.

Le agrada mirarse en el espejo y se va descubriendo gradualmente. Le gusta tocar objetos y las caras de sus padres o adultos conocidos. Repite juegos e imita acciones simples. Emite y repite sonidos diversos. Diferencia personas y situaciones conocidas y desconocidas. Responde a la palabra "no". Encuentra objetos que fueron ocultados frente a su vista.

PERFIL. BEBÉS. TRES A NUEVE MESES DE VIDA.


Según Lucía Moreau, existen cuatro hitos evolutivos a lo largo de los primeros doce meses de vida. Los ubica a los tres, seis, nueve y doce meses, apróximadamente.

- Tres meses de vida: El pequeño logra la primera coordinación viso-motora. Puede mirar lo que tiene en la mano. Continuará desarrollando esta conducta que le permitirá, en el futuro, tomar los cubiertos, tomar el lápiz y dibujar o escribir.

- Seis meses de vida: Durante estos meses el bebé pasa de estar en situaciones pasivas a ser más dueño de sus movimientos y poder dirigirlos.

- Nueve meses de vida: El niño descubre el placer por la sustentación vertical y el desplazamiento, sujetado de los barrotes de la cuna, de una silla o de la mano del adulto. Combina distintos esquemas motores: puede pararse, sentarse, gatear, rotar en el piso sentado, volver a pararse.

- Doce meses de vida: El niño comienza a abandonar el sostén que le brindaba la mano o algún objeto y da sus primeros pasos. Ver las siguientes entradas: Bebés de nueve a doce meses de vida y Los niños de un año.

Motricidad:

Entre los cuatro y los cinco meses, el tono muscular de los abdominales y los de la mitad superior de la espalda se fortalecen. Por esta razón, un bebé tumbado boca abajo, puede comenzar a levantar la cabeza y, posteriormente, el tronco. Entre los cinco y los seis meses, su desarrollo motriz le permite darse vuelta por sí mismo y permanecer sentado con escaso apoyo. Entre los seis y los siete meses puede permanecer sentado sin ningún apoyo. Entre los siete y los nueve meses el pequeño puede trasladarse arrastrando su cuerpo. Hacia el final de este período el niño podrá gatear.

Percepción:

A lo largo de esta etapa, los distintos sistemas y esquemas van integrándose paulatinamente (mirar, chupar, manipular, trasladarse, etc.), pudiendo coordinarlos entre sí. Por ejemplo, el niño puede tocar los objetos que ve, tomarlos, manipularlos (arrojarlos, darlos vuelta, chuparlos). Los bebés exploran los objetos preferentemente con la boca. Al chuparlos, no sólo experimentan placer, sino que mediante esta acción los conocen, obteniendo información sobre su forma, textura, sabor.

Coginción:

La obra de Piaget nos explica cómo se produce la evolución intelectual de los niños. Diferencia, en el desarrollo cognoscitivo, cuatro etapas que comienzan en la infancia.

- 0 a 2 años: Estadio de la Inteligencia Sensoriomotriz.
- 2 a 7 años: Estadio de la Inteligencia Preoperatoria e Intuitiva.
- 7 a 11/12 años: Estadio de la Inteligencia Operatoria Concreta.
- 12 años en adelante: Estadio de la Inteligencia Formal o de las Operaciones Intelectuales Abstractas.

La etapa que estamos describiendo en esta entrada recibe el nombre de Etapa Sensoriomotriz y representa la primera fase del desarrollo intelectual. Los bebés poseen reflejos y esquemas de acción mediante los cuales se relacionan con el ambiente (personas, objetos). ¿Cuáles son estos esquemas y reflejos? El llanto, la mirada, el oído, la succión, la prensión... El niño, en un comienzo, adapta los objetos a sus esquemas y reflejos (por ejemplo, succiona su mano). Paulatinamente, sucede lo contrario: Las acciones o conductas se acomodan o modifican según el objeto. Así, en lugar de succionar un sonajero, lo sacude para que produzca sonido. El pequeño parte de reflejos y esquemas básicos, necesarios para la supervivencia, los ejercita y va construyendo habilidades congnoscitivas.

PERFIL BEBÉS. PERÍODO NEONATAL. PRIMEROS MESES DE VIDA.


El período neonatal resulta clave para la supervivencia del recién nacido, quien es totalmente dependiente y necesita ayuda externa para sobrevivir. Interactúa con el ambiente a través de distintos medios, disponibles para él al nacer: los sentidos, la motricidad, los reflejos. Con respecto a estos últimos, son ejercitados por el pequeño para, posteriormente, construir esquemas reflejos (por ejemplo, luego de las primeras experiencias de succión, el bebé se ajusta mejor al pezón de su madre).

Su atención se desliza por un mundo indiferenciado, no reconoce personas y objetos, no tiene noción de sí mismo. Va experimentando diferentes texturas, sustancias, sensaciones corporales. Toma contacto con voces, sonidos, olores.

Como mencionamos anteriormente, el recién nacido entabla una relación con el ambiente a través de los reflejos, los cuales son respuestas involuntarias frente a determinados estímulos... El parpadeo de ojos, el reflejo de succión, el reflejo de respirar, el reflejo de prensión. Todos ellos le permiten sobrevivir. Algunos son permanentes, desarrollándose a lo largo de toda la vida. Otros desaparecen a medida que el bebé madura.

Características corporales:

Su peso suele fluctuar entre los 3.300 y los 3.500 gramos. Su longitud media es de 50 cm. Estos números deben ser tomados en términos generales, ya que el tamaño del recién nacido está relacionado con diversos factores (raciales, de género, talla de los padres y nutrición materna). Los neonatos duermen gran cantidad de tiempo. 

Motricidad:

El desarrollo motor se produce de la cabeza hacia las piernas (céfalo-caudal) y del centro del cuerpo hacia las extremidades (próximo-distal). Teniendo en cuenta esto, el bebé irá obteniendo control, en primer lugar, sobre los movimientos de la cabeza y el tronco. Asimismo primero podrá controlar las partes centrales del cuerpo (motricidad gruesa) antes que las más alejadas, como los dedos (motricidad fina).
El neonato aún no puede sostener su cabeza. Su tono muscular es principalmente de flexión; esto significa que brazos y piernas permanecen replegadas y dobladas sobre su cuerpo. Sin embargo, frente a ciertas perturbaciones (un ruido brusco, por ejemplo), se puede producir la extensión de sus extremidades.

Percepción:

Al nacer, los sentidos se encuentran en diferentes etapas de desarrollo. El tacto, el olfato, el oído y el gusto son plenamente funcionales. La vista, en cambio, precisa aún de cierta maduración.

- Tacto: El bebé presenta una amplia sensibilidad frente a este sentido. Es una de las vías primordiales de relación con los padres. Las caricias, los masajes, los abrazos, el sostén y los mimos son imprescindibles para construir los primeros vínculos y lazos de afecto mutuo. Este afecto es la base para el desarrollo saludable del niño.

- Olfato: El neonato puede diferenciar entre una variedad de olores y discriminar entre un olor placentero y otro desagradable.

- Visión: Es el sentido menos desarrollado en el recién nacido. La maduración fisiológica de este sistema sensorial aún necesita ser completada. La acomodación visual es lenta y complicada. La distancia de enfoque a partir de la cual el pequeño puede ver un objeto con mayor claridad se sitúa entre los 10 y los 75 cm.

- Oído: Este sentido está mucho más desarrollado que el de la visión. Es importante destacar que el bebé puede oír antes del nacimiento, aproximadamente a partir de la semana 28 de gestación. El pequeño suele responder con llanto frente a los sonidos repentinos y fuertes, mientras que los suaves y rítmicos, como las canciones de cuna, lo tranquilizan.

7 de diciembre de 2009

ENSEÑARÁS A VOLAR. MADRE TERESA DE CALCUTA.


Enseñarás a volar,
pero no volarán tu vuelo.
Enseñarás a soñar,
pero no soñarán tu sueño.
Enseñarás a vivir,
pero no vivirán tu vida.
Sin embargo...
en cada vuelo,
en cada sueño,
en cada vida,
perdurará siempre
la huella del camino enseñado.

¡Envianos un mensaje!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *